Comerciante de objetos usados: “Pasamos varios meses sin vender nada”.

Comerciante de objetos usados: “Pasamos varios meses sin vender nada”.

Se va el año y con nuevos bríos para don Mario Romero Díaz Granados, quien se gana la vida comprando y vendiendo artículos usados. Algunos los compra para repararlos a buen precio, como dice.

Ha sido una temporada diferente dice don Mario al referirse a la situación económica de 2020 que ha golpeado a muchos, incluyendo a él, que aferrado a su negocio de artículos usados en el parque Centenario tiene la esperanza de que no todo puede resultar mal al cerrar el año.

 Sentado a su negocio de un techo de carpas y estructuras de madera, está sentado mientras recibe la visita de algunos clientes.

En un día normal, sostiene, ha logrado ganar entre $30 a $40 y en un día “mal para el negocio”, como alude, pude ganar solamente $10. 

Él junto a otros comerciantes informales fueron habilitados para las ventas a partir del 12 de diciembre.

Antes tenían todo el año para trabajar, ahora el tiempo es más breve. Pero Mario lo entiende. “Estuvimos unos seis meses sin vender nada y hace tres meses regresamos con ciertas restricciones”, dice.

Y lo relaciona con las dificultades generadas por la pandemia del Covid-19.  “Tenemos que ser pacientes”, asiente mientras observa sus artículos.

Hay de todo un poco desde zapatos, cascos para motociclistas, controles de televisores hasta piezas para vehículos.

“Todos son usados, no vendo cosas nuevas, remarca. “Hay cosas que son viejas, usted sabe la gente pensante prefiere cosas viejas”, agrega.

A sus 75 años, explica, se encuentra tranquilo con su negocio. Tiene cuatro años de estar en esta ocupación con altas y bajas, y está consciente que “el cliente de repente llega”.

“Yo me preparé durante mi juventud, relata, y a esta edad no tengo muchos compromisos”. Mis nietos pagan la luz, el teléfono.. “, sostiene. 

Viene de San Martín y ahora que la economía se ha abierto piensa para el otro año crear su propio negocio, donde pueda comprar artículos usados y reparar aquellos que parecieran inservibles para volverlos a vender. Sería su meta para el 2021, reflexiona.

Actualmente, la documentación esté en la alcaldía de San Salvador para ser aprobada. Sería, añade, como su regalo de año nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *